‘Solo son los viejos’

La pandemia del Covid-19 ha demostrado que la sociedad está dejando morir los adultos mayores. Este es un llamado a respetar los derechos de quienes dieron todo por su patria. Esta es una crítica a la política del abandono.

Kléver Paredes
Miembro del Colectivo Ciudadano Palabra Mayor

Por Kléver Paredes

Así lo dijeron desde el principio y lo han repetido hasta el cansancio, día tras día, la mayoría de medios de comunicación y en redes sociales: los viejos son los más vulnerables, los viejos son los más propensos a morir. El virus afecta más a los mayores de 60 años, los viejos no tendrán acceso a cuidados intensivos…

Y aún más, el vicegobernador estadounidense de Texas, Dan Patrick, dijo que “los abuelos deberían sacrificarse y dejarse morir para salvar la economía del país”. Como si esta fuera una obligación de los viejos, un deber patriótico. Hay quienes piensan que solo el capital económico es más valioso que la vida. Para ellos es normal encontramos con sistemas de salud colapsados, sin recursos económicos, infraestructura e implementos para enfrentar la crisis sanitaria. En algunos países, esto se ha vuelto incontrolable y casi todas las bajas van del lado de los viejos.

Lo que no dicen algunos medios de comunicación y las redes sociales es la discriminación que provocan hacia las personas mayores, de por sí considerados improductivos, obsoletos, una carga, sin derechos.

Lo que no dicen es el pánico que provocan en las personas mayores cuando les señalan con todos sus dedos como el blanco del virus y de la muerte. Pero, claro, no importa porque solo son los viejos. Y así los muestran en las imágenes, caminando por las calles, en fila para cobrar sus pensiones o para ganarse el sustento diario porque en Ecuador más de 700 mil adultos mayores no tienen una pensión jubilar. Entonces, también hay que llamarles irresponsables porque salen sin ninguna protección.

Lo que no dicen es que una vida no puede valer menos que la otra por la simple razón de tener más años. Por eso, duele como seres humanos que, ante el desborde de esta pandemia, se priorice la atención de los jóvenes en lugar de los viejos en las unidades de emergencia. Por eso, duele leer cómo sus vidas terminan en los hospitales, solos, sin el adiós de sus seres queridos, sin una palabra de consuelo o de gratitud por sus vidas.

Lo que no dicen ni interpelan a los gobernantes es por qué en los planes de contingencia está ausente una estrategia de comunicación que no discrimine, sino que garantice derechos. Sí, derecho a la atención médica, derecho al acceso a medicinas, derecho a morir con dignidad… ¿Cómo pedir eso si desde el discurso del poder se los llama con lástima “viejecitos”?

Qué pronto perdimos como sociedad el valor por la vida de una persona mayor. Qué pronto olvidamos que los viejos de Ecuador fueron quienes levantaron al país de la crisis económica del 2000. Son ellos los que perdieron sus ahorros y, sin nada, salieron a darle lucha a la vida, sin dejar atrás a sus padres, abuelos y las generaciones más jóvenes.

Los viejos de los que tanto se habla también son los que se convirtieron en padre y madre cuando miles de miles de ecuatorianos se fueron al exterior por la crisis económica del país. Y por ese trabajo nunca recibieron ningún reconocimiento.

Los viejos de los que tanto se habla también son quienes sostienen la soberanía alimentaria. Sí, ellos y ellas son los pequeños agricultores, porque el campo está desde hace rato en manos de los viejos, sin apoyos, sin créditos, sin seguros.

Los viejos de los que tanto se habla son la memoria del país, el patrimonio intangible, lo que somos y a veces renegamos, la identidad, la diversidad, solo por citar unos ejemplos.

Si tan simple les parece pedir el sacrificio a los viejos, es justo que ellos y ellas también demanden borrar todos sus aportes científicos, culturales, económicos, afectivos, sociales, artísticos… Es justo que se lleven todo frente a tanta miseria humana.

Publicado por Voces

Investigación y periodismo. Contamos historias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: