Las dos caras de Guayaquil: el discurso del PSC y lo que dejó el Covid-19

ACTUALIDAD | 15/06/2020

Desde el comienzo de la pandemia, la Alcaldía de Guayaquil fue la que más resistió tomar medidas estrictas de confinamiento a tiempo, en sintonía con el Gobierno Nacional. Sin embargo, en los últimos días, Cynthia Viteri y el Partido Social Cristiano insisten en posicionar el discurso de la “derrota del virus”. Para las autoridades, atrás quedó el colapso del sistema sanitario y funerario, que dejó miles de muertos.

El puerto principal fue el mal ejemplo del manejo de la pandemia a nivel latinoamericano. Los guayaquileños sufrieron en carne propia el abandono del Estado al no recibir atención médica adecuada y al ver a sus muertos durante varios días en sus casas, o recogerlos de contenedores atestados de cadáveres.

Minimizar la magnitud

Adelantándose al anuncio del presidente Lenín Moreno, la Alcaldía de Quito suspendió las clases, también decidió interrumpir la jornada presencial en instituciones públicas y la circulación del transporte urbano de pasajeros desde el 17 de marzo. En ese momento, algunas autoridades nacionales criticaron abiertamente al burgomaestre Jorge Yunda, amenazándolo con sanciones por tomar medidas que excedían lo dispuesto por el COE Nacional.

Publicidad

La alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, en sintonía con el Ejecutivo Nacional, mostraba que su ciudad seguía funcionando durante los primeros días del estado de excepción. Las imágenes del servicio de transporte Metrovía son un testimonio de aquello con cientos de personas viajando en total hacinamiento.

El momento más crítico fue el 18 de marzo cuando por orden directa del Municipio vehículos de la entidad ocuparon la pista del aeropuerto internacional José Joaquín de Olmedo impidiendo el aterrizaje de dos vuelos humanitarios provenientes de Europa, las aerolíneas afectadas fueron KLM e Iberia. Al día siguiente, Viteri aseguró que se había contagiado de Covid-19, y dejó vacante el puesto de líder en medio de la emergencia.

El discurso de la desobediencia

La economía de Guayaquil tiene dos características: la actividad comercial y el subempleo (16,2%) e informalidad de los trabajadores. Si bien el último informe del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), publicado en diciembre de 2019, mostró que las tasas de desempleo eran bajas (2,9%), en comparación con el resto del país (3,8%), la mayoría de sus ciudadanos deben trabajar todos los días; ser “emprendedores” se convierte en la única posibilidad de subsistencia. Antes de la pandemia, solo el 51,2% de la población tenía un empleo adecuado.

La desigualdad económica y social fue otro factor determinante. Ante esa realidad, los jefes y jefas de familia seguían laborando en las calles, irrespetando el aislamiento. No tenían alternativa, en ese momento ningún organismo gubernamental repartía alimentos, ni asistía a las personas más vulnerables que sobreviven diariamente con menos un dólar. Hablar de desobediencia civil resultaba inhumano, pero mandar a la Policía a pretender custodiar zonas históricamente abandonadas resultaba cruel porque además del hambre imponía la represión. Esa que jamás tocó a las clases altas que organizaban fiestas y eventos deportivos en medio de la pandemia, y a la que se le pedía gentilmente que vayan a sus domicilios. La misma clase a la que se buscó casa por casa para hacer los testeos y no se la dejó al abandono como sí se hizo con los más pobres, que llegaban casi sin respirar a las puertas de los hospitales del sistema público y del Seguro Social.

Publicidad

Ataúdes de cartón y gallinazos

Los medios de comunicación (locales y nacionales) que reciben jugosas pautas publicitarias del Municipio de Guayaquil están acostumbrados a mostrar la cara bonita de la ciudad más poblada del Ecuador, que concentra a 2,7 millones de habitantes. Así, se exponen las obras bien hechas hasta el hartazgo, y lo que no se atiende con políticas públicas se lo viste de colores llamativos, para disfrazar la miseria y presentarla como una obra pintoresca. Al llegar la tormenta perfecta, los colores se desvanecieron y las fachadas se tornaron grises. Solo entonces, la prensa nacional mostró la otra cara de Guayaquil; lo hizo forzada por los medios internacionales que ya ponían el foco en lo que sucedía en Ecuador y especialmente en el puerto principal.

De manera oficial, el 16 de abril, el Registro Civil informó que en la provincia del Guayas en la primera quincena de abril hubo un incremento de 5.700 muertos en el contexto de la pandemia, en comparación con las muertes registradas durante en abril de 2019. Sin embargo, en esa fecha, la ministra de Gobierno, María Paula Romo, confirmaba 403 fallecidos a nivel nacional y apenas 187 en la provincia del Guayas a causa del Covid-19. Los ciudadanos denunciaban en las redes sociales y ante las cámaras de los medios de comunicación que familiares con pruebas positivas para Covid-19 eran registrados como decesos por “insuficiencia respiratoria aguda”. Es decir, varias personas fallecidas a causa del virus no figuraban en las estadísticas.

La Fuerza de Tarea Conjunta, liderada por Jorge Wated (actual presidente del Directorio del IESS), llegó a retirar unos 2.000 cadáveres de domicilios particulares y de las calles. Esa entidad ya hablaba a fines de abril de que los muertos en el Guayas sumaban unos 15 mil, contradiciendo la versión oficial del Ejecutivo Nacional.

El Registro Civil, la Junta de Beneficencia y las funerarias no daban abasto con las solicitudes de certificados de defunción y los servicios para enterrar o cremar a sus familiares fallecidos. Largas filas de vehículos particulares rondaban los cementerios del Guayas, algunas personas tuvieron que ser enterradas en ataúdes de cartón debido a la escasez, generada por la alta demanda; otros fueron inhumados envueltos en fundas de plástico. Las imágenes de los gallinazos sobrevolando los hospitales no fueron un mal presagio, sino una realidad de muerte que todavía repercute en la memoria de los ciudadanos.

¿Modelo exitoso?

El Partido Social Cristiano quitó las cámaras de lo que sucedió en Guayaquil, aprovechando el escándalo de corrupción que envuelve a su exaliado político y prefecto de la provincia del Guayas, Carlos Luis Morales. Con la excusa de luchar contra la corrupción, concentró sus energías en removerlo del cargo con una solicitud de destitución, presentada este lunes 15 de junio, que cuenta con el apoyo de 18 alcaldes y 5 juntas parroquiales.

Además, el líder histórico del movimiento, Jaime Nebot, genera expectativas sobre su decisión de disputar o no la presidencia de Ecuador en las próximas elecciones de 2021. El patriarca de Guayaquil ya anticipó que dará a conocer la noticia la próxima semana “entre el 21 y 26 de junio”, según declaró a la prensa.

Ante un panorama político incierto y la confusión de la sociedad abrumada por los hechos de corrupción que inundan las pantallas, el “modelo exitoso” intenta dejar atrás la tragedia que no se supo manejar.

No se puede comparar lo que sucede hoy en Guayaquil con el descenso del número de fallecidos y de personas contagiadas con Covid-19 con la realidad que vive Pichincha y, específicamente, Quito. En la capital, la curva de contagios se elevó y también se incrementó la cifra de muertes desde fines del mes de mayo. El Ministerio de Salud Pública informó que en Pichincha hay 395 fallecidos por coronavirus y 5.329 infectados, de ese total, 4.873 corresponden al Distrito Metropolitano.

Quito no alcanzó los niveles de Guayaquil, que logró concentrar el 67% de los contagios a nivel nacional, según el Ministerio de Salud Pública y a tener hasta el 60% de las muertes totales a nivel nacional durante el mes de abril, de acuerdo a las cifras publicadas por el Registro Civil. (I)


Valora esta noticia

Puntuación: 1 de 5.

Publicado por Voces

Investigación y periodismo. Contamos historias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: