No olvidamos, no perdonamos. Espéranos.

La democratización de la información y el conocimiento debe ser un principio de nuestro tiempo. Si esto no ocurre, los activistas serán los encargados de que la verdad salga a la luz.

Estudiante, feminista y militante del software libre

Por Elisa Castillo

El 25 de mayo del presente año el racismo institucionalizado asesinó a George Floyd en la ciudad de Mineápolis, lo cual despertó la indignación en los ciudadanos y convocó a las calles a miles de manifestantes para exigir justicia. El gobierno estadounidense, lejos de atender los motivos de fondo, se dedicó a minimizar  las causas del estallido social, estigmatizar a los manifestantes y reprimir.

En ese contexto, reaparece Anonymous. ¿Quién es? Bueno, principalmente, un símbolo de rebeldía. Se trata de una identidad ficticia que permite a hacktivistas de todo el mundo actuar en favor de determinadas causas y atacar otras. Entre las acciones de este grupo, que llamaron la atención durante estas semanas, están: la publicación de videos en los que se denuncia el uso de la fuerza en las protestas, el hackeo  de la radios de la policía de Chicago, el colapso de la página de la policía de Mineápolis y que volvieran a circular pruebas sobre la red de pedofilia que maneja la élite gringa, entre otros escándalos que fueron expuestos hace algunos años. Como sabrán, o habrán podido adivinar, este grupo es considerado terrorista al igual que: WikiLeaks, Snowden, los que salen a manifestarse en contra del racismo gritando #BlackLivesMatters, el movimiento antifascista y prácticamente todos aquellos que de alguna forma cuestionan el status quo.

Por eso, en este artículo quiero hablarles de la libertad. No de la que habla Estados Unidos mientras bombardea el Medio Oriente o auspicia golpes de Estado en América Latina; no de la que defienden los liberales económicos y que llega a unos pocos;  no de la libertad que promulgan algunos medios de comunicación mientras encubren a los gobiernos de turno; no de la permite que en su nombre se vulneren a las minorías disfrazando los discursos de odio como humor u opinión. Quiero hablarles de la verdadera libertad, que es además el motor del hacktivismo. Todo  esto  puede parecer un tema alejado de la realidad nacional, pero en Ecuador los que nos hablan de libertad son aquellos que monopolizan los medios, los aliados del poder, los que vendieron el país: los que entregaron a Julian Assange.

La libertad debe ser la posibilidad de tomar decisiones informadas y conscientes, la oportunidad de elegir sin coerción de ningún tipo, la igualdad de condiciones, el poder ser autónomos, la oportunidad de cambiar radicalmente nuestro futuro, el ser dueños de nuestros cuerpos y de nuestro trabajo. La libertad es muchas cosas pero, definitivamente, no es mantener privados documentos e información que le pertenece a la población en general; menos en nuestro país, en el que un hombre que robó en costales de yute el dinero de las y los ecuatorianos camina por las calles como si nada, los causantes de la crisis del 99 gobiernan, no se detiene la fuga de capitales, entre otros abusos.

En este tiempo, los grupos de poder no solo se apropian de nuestro trabajo, son dueños de nosotros a través de nuestros datos. A nosotros los gobiernos, Microsoft y las plataformas digitales nos niegan todos los días el derecho a la privacidad. Por eso es que, cuando Anonymous dice que no es un colectivo, que somos todos, tiene razón. Vivimos en una revolución tecnológica y digital, hay que perderle el miedo al hacktivismo y dejar de creer en la falsa libertad para empezar a ocupar y transformar el sistema de producción tecnológico y mediático, a través de redes comunitarias, abordando temáticas como ciberfeminismo, hackactivismo, software libre, ciberseguridad y artivismo digital. La lucha por la libertad y la democratización del conocimiento es urgente, hoy más que nunca. Por eso, hoy más que nunca, hay que ser legión.

Publicado por Voces

Investigación y periodismo. Contamos historias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: