Eliminación de subsidios a los combustibles pone en riesgo la economía familiar

ACTUALIDAD | 07/05/2020

El Gobierno ecuatoriano pretende eliminar los subsidios al diésel y a la gasolina extra. El anuncio lo hizo el ministro de Energía, René Ortiz, quien aseguró que la medida no afectaría al bolsillo de los ecuatorianos, ya que el precio internacional del crudo “nos hizo el favorcito”.

“Este es el momento histórico para eliminar los subsidios a los combustibles porque no hay sacrificio para el consumidor; no hay. El precio ya nos hizo, perdóneme la expresión, el favorcito. Claro, como tiene un componente político, los gobiernos anteriores ninguno se atrevía a pesar de que se sabía que mucha parte del subsidio se va en el tráfico ilegal por fronteras”, indicó Ortiz.

Según un estudio realizado por la Asociación de Graduados de la Escuela Politécnica Nacional, los 1.400 millones de dólares del supuesto subsidio es una cifra calculada al antojo y sin sustento técnico. No se toma en cuenta que el Ecuador es un país petrolero, tiene tres refinerías y su balanza es positiva. Aspectos que reducen el porcentaje de subsidio que se destina a los combustibles.

Anualmente, se gasta 5.615 millones de dólares para la producción, transportación, refinación, comercialización e importación de derivados. Si estos gastos se comparan con los ingresos por la exportación de petróleo y la venta en estaciones de servicio, el valor alcanza los 5.584 millones de dólares. Estas cifras demuestran que los ingresos y egresos petroleros prácticamente están equilibrados. Entonces, el subsidio es apenas de 31 millones de dólares y no de 1.400, como afirma el Gobierno.

Jonathan Báez, economista e investigador de la Universidad Central, dijo que retirar el subsidio no implica reducir la carga fiscal, sino la liberalización del mercado, el mismo que se concentra en la refinación del crudo. “Hay grupos económicos interesados en manejar, controlar y lucrar con el negocio de las refinerías de petróleo, tanto nacionales como internacionales. Ahí se responde la interrogante de por qué Santiago Cuesta, exconsejero de Lenín Moreno, sostuvo reuniones con grupos económicos vinculados a este negocio”.

Para Báez, la eliminación del subsidio implicaría un encarecimiento de la vida, acompañado de un proceso inflacionario que asfixiaría por completo la capacidad adquisitiva de los hogares ecuatorianos.

Un conflicto en potencia

Cabe recordar que en octubre del año pasado, mediante el Decreto 883, el Gobierno pretendió eliminar los subsidios a los combustibles, medida que desató una de las protestas sociales más grandes de nuestra historia. Dicho decreto no incluía el retiro de subsidios al poderoso sector camaronero y atunero de la costa ecuatoriana, este grupo se benefició a través del Decreto 619 de 2018.


Valora esta noticia

Puntuación: 1 de 5.

Publicado por Voces

Investigación y periodismo. Contamos historias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: