Reciclar y acumular hasta que vuelvan los recicladores

ACTUALIDAD | 06/05/2020

La pandemia por coronavirus obligó a los recicladores de base a permanecer en sus hogares, paralizando su actividad y perdiendo su única fuente de ingresos. La campaña “Reciclando Esperanza” busca concientizar a la ciudadanía para separar los residuos reciclables y almacenarlos hasta que se levante la cuarentena.

Antes de la emergencia sanitaria, unos 3.500 recicladores recorrían las calles del Distrito Metropolitano de Quito (DMQ), buscando material entre los contenedores de basura. De ese total, el 70 por ciento son mujeres y el 30% adultos mayores.

La Universidad San Francisco de Quito (USFQ) y el Municipio se unieron en la campaña, con el objetivo de invitar a la ciudadanía a sumarse al reciclaje. La tarea consiste en recolectar papel, cartón, plástico, tetrapack, metales y vidrio; guardarlos en las casas; y, una vez terminada la emergencia, entregarlos en diferentes iglesias de la ciudad que funcionarán como puntos de acopio temporales, para que los recolectores los retiren.

Gabriela Falconí, coordinadora del proyecto “Reciclando Esperanza”, dijo que 300 estudiantes de la Facultad de Comunicación de la USFQ difunden los materiales de la campaña en los medios de comunicación y en las redes sociales. “Ahora que estamos encerrados, somos más concientes de lo que consumimos y de lo que podemos reciclar”, aseguró.

Como sociedad, tenemos que evitar que los recicladores se expongan al contagio del coronavirus y ayudar a que su trabajo sea más digno y le implique menos tiempo. Si sacamos los residuos reciclables en este momento, toda esa fuente de ingresos para los recicladores se perderá. Por eso, debemos reciclar y acumular hasta que la cuarentena termine.

Las personas con Covid-19 no pueden entregar sus residuos en los centros de acopio, por el riesgo de contagio. Los participantes deberán llevar primero los residuos que acumularon dos semanas antes de la primera entrega, para descartar la permanencia del virus.

Antes de la cuarentena, el DMQ generaba diariamente unas 2.100 toneladas de residuos, que ingresaban a los rellenos sanitarios. Ahora, debería ser menor por los efectos de la pandemia.

¿Cómo trabaja el Municipio?

Thorben Knust es asesor técnico de la Empresa Pública Metropolitana de Gestión de Residuos Sólidos (EMGIRS), que se encarga de administrar los cuatro Centros de Educación y Gestión Ambiental (CEGAM); además de operar las estaciones de transferencia Norte y Sur, y de llevar los residuos hacia los rellenos sanitarios, entre otras funciones.

En el marco del programa Quito Libre de Basura, EMASEO hacía la recolección diferenciada de residuos en 21 barrios y llevaba los materiales a los CEGAM para almacenarlos y darles valor agregado. Esta tarea se suspendió debido a la emergencia sanitaria. Los 80 recicladores de base de diferentes asociaciones que trabajaban en los CEGAM tuvieron que paralizar sus actividades para no exponerse al contagio de Covid-19. Fue así que, por mes, se dejaron de reciclar 30 toneladas.

El material recuperado por estos 80 recicladores se vende y ellos reciben el 100% del beneficio económico. Esta articulación con el Municipio de Quito logra que los recicladores de base tengan un salario básico y accedan a los derechos de un trabajador registrado.

La Secretaría de Ambiente de Quito presentó una estrategia educomunicacional dirigida a instituciones educativas, edificios y urbanizaciones para lograr la recolección diferenciada de residuos reciclables, con la inclusión social de 3.500 recicladores de base. El Manual Quito Libre de Basura brinda información adecuada sobre la separación de residuos en origen. Resta implementar un protocolo de salud que capacite a la ciudadanía en el manejo adecuado de residuos reciclables en tiempos de Covid-19.

Lo que falta

Aunque desde hace 20 años se promueve el reciclaje en Quito, aún no se logró que la comunidad participe de manera adecuada. Reciclar podría reducir el 25% de la cantidad de residuos que van a rellenos sanitarios. Para lograrlo, además de conciencia ambiental, deberían existir puntos de acopio en toda la ciudad y mecanismos de recolección diferenciada.

Existen 300 puntos de acopio de reciclables, y se retiraron los contenedores de sitios públicos porque los ciudadanos arrojaban residuos comunes. En este sentido, Thorben Knust afirmó que “previo a implementar una recolección diferenciada, tenemos que sembrar una conciencia ambiental en los ciudadanos”.


Valora esta noticia

Puntuación: 1 de 5.

Publicado por Voces

Investigación y periodismo. Contamos historias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: