La mano más rápida que la vista

¿Quién será presidente en 2021? ¿Correísta o socialcristiano? ¿Qué rol están jugando los consultores políticos? Conozca los defectos y virtudes de los candidatos.

Abogado y político ecuatoriano

Por Ramiro Aguilar Torres

Hace pocos días le decía a Ivette Celi que la política es un espectáculo de magia, donde la mano es más rápida que la vista. Donde el espectador, consciente y libremente, ve lo que quiere ver, aunque su razón le diga que lo que está presenciando es simplemente una ilusión.  Los analistas políticos son como los explicadores de los actos de magia: echan a perder el momento. Los consultores políticos son los creadores de los nuevos trucos; los políticos son los magos; y desde luego, los electores son los espectadores. 

Así funciona y así funcionará. Obviamente alguien tiene que administrar el Estado en serio; y esos personajes, generalmente son los técnicos, el cuerpo de funcionarios que integran las estructuras administrativas.

¿A qué viene todo esto?

Estamos en el amanecer de un año electoral y circulan ya eventuales candidatos a la presidencia de la República. También circulan encuestas en las redes sociales y en los grupos de WhatsApp. Encuestas que nadie sabe de dónde salen, quién las contrató, cuál es la muestra. El Ecuador incluyó a las encuestas entre los rumores. Así es, así será. 

La mano del mago distrae la mirada del espectador. La voz del político confunde e ilusiona al elector. Estas supuestas encuestas pasadas de voz en voz; de celular en celular, dicen más o menos lo siguiente: El candidato que designe Rafael Correa, así literalmente, tendrá más o menos el 30 % de intención de voto. Luego se trata de ubicar a Jaime Nebot con un 19%. Jaime Vargas con otro porcentaje similar; y de ahí para abajo, lo que Dios buenamente ponga en la olla, total, da igual.

En el entreacto, ha aparecido una comparsa de ultra derecha que sueña con lactar de la monarquía española. También existen sectores xenófobos, y uno que otro beodo que todavía sueña con ejercer la vicepresidencia de la República desde la calle que pasa frente al Consejo Nacional Electoral. En fin, puro teatro.

Y como diría Vicentico: “Igual que en un escenario / Finges tu dolor barato /Tu drama no es necesario /Yo conozco ese teatro /Fingiendo /Que bien te queda el papel /Después de todo parece /Que esa es tu forma de ser…”. 

¿Qué está pasando más allá de la vista del elector? Vamos a tratar de interpretarlo.

La absoluta ineptitud, indolencia y cinismo del gobierno de Lenín Moreno creó algo que conceptualmente no existía: el correísmo como corriente política.

Rafael Correa implementó un modelo económico, político y normativo que no fue de su autoría: inversión pública, poner en rápida circulación las reservas del Estado, planificar y tecnificar. Frente a este modelo, el gobierno de Moreno no ofreció nada. Todo su discurso y el de los medios corporativos que le hicieron el coro, fue que el correísmo destruyo al país, es corrupto; promiscuo; pecador; asusta a los niños; y hace que los muertos caminen en las noches. Correa calle arriba, Correa calle abajo. Resultado: el mantra del correísmo se transformó en corriente política. De tanto mentar al santo, crearon la religión.

Por otro lado, la derecha encabezada por don Guillermo Lasso, después de acomodarse y comer del gobierno de Moreno, está mutando del ideal del empresario exitoso que puede administrar el Estado igual de bien que sus empresas, al hidalgo que se atrinchera en todos los fanatismos ya superados por los tiempos: xenofobia, religión, porte de armas, etc.

La otra Derecha, la que quiere a Nebot en la Presidencia está montando un truco de magia bastante interesante. Levanta artificiosamente en las “encuestas” (así, entre comillas) a la CONAIE. Con el propósito de crear miedo. Sí, como lo lee. La radicalización a la que con facilidad suele llegar el discurso de la CONAIE y sus planes económicos salidos de los manuales bolcheviques que todavía se consiguen en las librerías de libros usados del centro histórico de Quito, son lo menos recomendable para el crecimiento económico, la generación de empleo, atracción de inversión extranjera directa y fomentar la competitividad del país. 

Ahora bien, si el candidato de la CONAIE va tercero detrás de Nebot; y Correa -o su candidato-, van por encima de Nebot, ¿Qué hacer para que el país no se hunda? Simple, vote por Nebot. Y si acaso Nebot decide cortarse la coleta antes de noviembre de este año, siempre quedará Otto Sonnenholzner.

 En lo personal creo que las elecciones de febrero de 2021 serán limpias. También creo que cualquiera que sea candidato saldrá a hacer magia, esto es, ofrecer quinientos mil empleos, darle casa, auto, pareja, implantes, viajes, hasta subirle las notas. Eso es magia y usted que lee esto, tiene dos opciones: La primera es creer en la magia y luego no quejarse de que el truco no le salga en la casa como lo vio en el teatro; y la Segunda es buscar la verdad entre tanta palabrería y entender que el país debe superar esas dicotomías y odios que ha creado la prensa ociosa entre correístas y anticorreístas y empezar a desarrollar un modelo de país. Resta solamente pedirle un favor a la clase política: los próximos cuatro años, aunque sea los próximos cuatro años, no roben.

Publicado por Voces

Investigación y periodismo. Contamos historias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: